Discussion
1 Reply Latest reply: Feb 17, 2012 9:24 AM by Marcos Surez RSS

Iluminación natural: Conjugar luz natural y artificial

Carolina Bermudo Effervescent
Currently Being Moderated

Autora: Patricia Landeo. Arquitecto


Uno de los aspectos más importantes en todo proyecto arquitectónico es la iluminación; sobre todo saber aprovechar al máximo las horas de luz natural, no sólo por ahorro de energía sino porque la luz natural influye de una manera positiva en el estado de ánimo del usuario. Además del hecho de que, en el momento de iluminar cualquier tipo trabajo, preferimos la luz natural a la luz artificial; no debemos olvidar cumplir con un nivel de iluminación adecuado según  la normativa vigente.

 

Igualmente, la luz natural es muy eficiente y proporciona un rendimiento de colores perfecto con variaciones de intensidad de acuerdo a la altitud, meteorología del lugar, época del año y momentos del día.

 

La iluminación natural es suministrada por una fuente de energía renovable-gratuita como es el sol y la luz del cielo.  Al obtener el máximo provecho de las horas de luz natural no sólo estamos reduciendo los gastos de consumo eléctrico sino también colaborando con el medio ambiente. Al reducir la generación de luz eléctrica disminuimos la emisión de dióxido de carbono en la atmósfera.

 

Es lógico suponer que aunque el arquitecto o diseñador de interiores ha considerado aprovechar al máximo el uso de la iluminación natural, se ve con la necesidad de complementar con iluminación artificial o eléctrica la vivienda o espacio a proyectar; para esto se ha de conjugar la luz natural y artificial de una forma armónica.

 

La manera más usada hoy en día para combinar luz natural y eléctrica es mediante el uso de un sistema de control de luz.

 

Hoy en día para controlar el sistema de alumbrado eléctrico, en respuesta a la luz natural, disponemos de diversos sistemas de control como por ejemplo:

 

-La regulación en función de la luz natural o diurna; para lo cual se emplea un detector fotocélula en la luminaria o en el techo para medir la cantidad total de luz natural y artificial que existe en el ambiente iluminado. Esta medida se transmite al sistema de control el cual ajustará el flujo luminoso de la lámpara para mantener un nivel de iluminación constante en el área de trabajo.

 

-También se puede dar el control del alumbrado eléctrico por horario y por fechas. Programar el encendido o apagado automático de las luminarias durante la semana, es decir usarlo sólo cuando se necesite.

 

-Se puede controlar también por medio de detectores de presencia, los cuales encenderán o apagaran  las luces de la  habitación si está ocupada por personas o no.

 

Existen varias formas de controlar la cantidad y distribución de la luz natural, ya que ésta es muchas veces cambiante, impredecible y poco constante.  Tenemos por ejemplo:

 

-La ventana, cuanto más grande es la abertura de la ventana en la fachada más luz tendremos en el espacio a iluminar; también dependerá de la ubicación de la ventana, cuanto más alta es una ventana mayor profundidad de penetración de  luz natural.

 

-La característica  de transmisión del acristalamiento determinará el máximo flujo de luz natural.

 

-Los voladizos en las fachadas ayudan a controlar el aporte de luz natural ya que obstruyen la radiación solar directa.

 

-Los tabiques divisorios traslúcidos permiten que la luz y la vista pasen a través de él.  Si es un tabique no traslúcido no se podrá tener visión interior pero si un control de la intensidad de la luz.

 

-Las cortinas, persianas regulables, etc también aportan al control de iluminación natural puesto que protegen contra la visión o difunden la radiación solar.

 

Poniendo un ejemplo, imaginémonos una oficina en la que se ha contemplado al máximo el aprovechamiento de la luz natural y se ha considerado todos los elementos necesarios para un buen control y distribución de la luz natural antes mencionados. El nivel de iluminación necesario es de 500 luxes y para ello se ha diseño un proyecto de iluminación con las luminarias adecuadas y con el oportuno sistema de control.  En un día de invierno bastante oscuro y gris, con lo que se hace necesario el uso de las luminarias artificiales,  entra el sistema de control en funcionamiento regulando el flujo luminoso de las lámparas de acuerdo a la cantidad de luz natural o diurna  que reciba la oficina, manteniendo un nivel óptimo a lo largo del día para poder ejecutar de una manera confortable las tareas visuales.

 

Por otro lado el Código Técnico de Edificación en su capítulo de Eficiencia energética de las instalaciones de iluminación (HE-3) nos menciona que todos los edificios de nueva construcción o en reformas donde se modifique o renueve la instalación de alumbrado deberá contemplar la instalación de un sistema de control que optimice el aprovechamiento de la luz natural.  Además las construcciones que dispongan de una suficiente luz natural dispondrán de un sistema de regulación en las luminarias más próximas a la ventana, de forma que se aproveche el aporte de luz  natural.

 

En general, armonizar la luz natural y la luz artificial mediante el empleo de sistemas de control se basan en cuatro objetivos fundamentales, que son: el ahorro de energía, la economía de costes, el confort del usuario y la reducción del impacto medioambiental.

  • 1. Re: Iluminación natural: Conjugar luz natural y artificial
    Active
    Currently Being Moderated

    Estupenda explicación, detallada y reflexionada, sobre el equilibrio que debe existir entre la iluminación natural y artificial, con especial hincapié en la normativa y el uso de sistemas de control que ayudan a optimizar el consumo y reducir gastos económicos y recursos medioambientales, tan importantes actualmente.

     

    Pero esta reflexión va más allá del uso profesional a gran escala como puede ser edificios de oficinas o a nivel industrial.  También se hace extensiva al pequeño comerciante o establecimientos de menores dimensiones. Con la entrada del nuevo año  el consumo eléctrico ha subido, es decir, que al usuario el kW/h le sale más caro y esto se agrava dada la situación socioeconómica actual.

     

    Siempre o mayoritariamente la figura del diseñador de iluminación se ha relacionado con aquellos que sí pueden permitirse dicha inversión en sistemas más complejos. Por ello ¿por qué no ponerse en el lugar del pequeño empresario de nivel económico medio-bajo  y pensar en sistemas dirigidos a economizar en su consumo diario?

     

    ¿Qué consejos podemos dar al usuario para que optimice al máximo el equilibrio de iluminación natural y artificial, y que esto a su vez ayude al ahorro en todos los sentidos? Con las herramientas y sistemas de control actuales en fabricantes  ¿es posible conseguir este objetivo o todavía queda mucho por inventar? Y sumando un argumento más: ¿es posible que dichos productos orientados a economizar y evitar el impacto medioambiental puedan en su proceso de fabricación cumplir con estas ideas?

More Like This

  • Retrieving data ...